Los libros impresos están vivos y coleando

Por John Conley

Con la popularidad de los libros electrónicos y lectores electrónicos como Kindle, muchas personas piensan que la impresión de libros es una industria agonizante.  Pero están completamente equivocadas. La impresión de libros está viva, sana y creciendo.

¿Y qué sucede con los libros electrónicos? Después de que sus ventas explotaron en 2010, su crecimiento no ha presentado cambios en años recientes. De acuerdo con Nielsen BookScan, las ventas de libros electrónicos bajaron 30 millones de unidades en 2015. Mientras tanto, los libros impresos han mostrado un crecimiento estable cada uno de los pasados cuatro años.

John Conley
“Nos emociona mostrar a los impresores de libros de Europa Occidental cómo pueden hacer volver la impresión de libros a color a sus propias localidades, y resolver los retos de inventario de sus clientes.” — John Conley, Vicepresidente de Publicación Global, Soluciones de inyección de tinta para producción de Xerox

Éstas son noticias excelentes para los impresores y publicadores de libros, ¿cierto?

No necesariamente. El reto para muchos impresores de América y Europa Oriental es que un subconjunto grande de libros a cuatro colores (a saber, libros para niños, educación superior y libros de texto para K-12, y libros comerciales para adultos) son impresos por casas impresoras en offset extranjeras que producen volúmenes masivos a bajo costo.

Para los publicadores, estos precios más bajos vienen con su propio juego de compensaciones. Muchos de estos títulos de libros, por ejemplo, tienen ventanas de venta tan estrechas que, cuando el suministro se agota, el canal extranjero no puede reabastecer el inventario lo suficientemente rápido para salvar las ventas. Para mitigar el riesgo, los publicadores normalmente ordenan volúmenes en el límite superior de sus proyecciones de ventas, lo que a menudo tiene como resultado excedentes y obsolescencia.

Pero la impresión con chorro de tinta a color de alta velocidad está cambiando esa dinámica. Grandes avances en la tecnología de chorro de tinta digital están mejorando la calidad, velocidad, flexibilidad del sustrato y accesibilidad. Con esta tecnología a su disposición, los impresores de libros pueden producir con eficiencia tirajes de una a 1,000 unidades, en sus mercados locales, con tiempos de entrega de 48 horas.

Imprimir tirajes de impresión más cortos bajo demanda también ayuda a solucionar los problemas de inventario, lo cual, finalmente, ahorra dinero. Lleva los libros a los clientes locales más rápidamente, un gran servicio que las casas impresoras extranjeras no pueden igualar. Al imprimir en la misma ubicación geográfica en la que se comercializa un libro, los publicadores pueden reducir dramáticamente los costos de flete, administrativos y de manejo desde una cadena de suministro ineficiente.

Con estas ventajas acumulándose, es fácil ver cómo la impresión digital localizada puede convertirse en competitiva en tema de costos en comparación con tirajes offset grandes de lugares distantes.

Para llevar su mensaje más lejos, la próxima semana representaré a Xerox en Hunkeler Innovationdays en Lucerna, Suiza. “Nos emociona mostrar a los impresores de libros de Europa Occidental cómo pueden hacer volver la impresión de libros a color a sus propias localidades y resolver los retos de inventario de sus clientes.” Si le interesa aprender más, visítenos en línea o comuníquese conmigo en LinkedIn para iniciar una conversación.

 

Nota: Este artículo fue publicado originalmente en el blog Xerox Connect. Para leer la nota original acceda aquí.

Artículos relacionados

Recibir Actualizaciones

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Para ver cómo protegemos sus datos personales, consulte nuestra Política de privacidad.