Por Howie Fenton.

La idea de que la impresión y las instalaciones de producción de impresión están destinadas a cerrar sencillamente está equivocada. En este artículo, trataremos nuestras experiencias con las empresas que imprimen más y citaremos estudios y artículos acerca del crecimiento de los libros impresos, periódicos y revistas.

El año pasado, un número mayor de las compañías con las que trabajamos experimentaron un crecimiento de volumen, en comparación con las disminuciones de volumen. No importó si eran grandes o pequeñas, ni el tipo de impresión que realizaban. A continuación se muestran tres ejemplos.

  1. En la franja de Florida, un impresor de libros religiosos decidió que el equipo de impresión digital no podía seguirle el paso al aumento en la demanda y en lugar de ello necesitaba reinvertir en rotativas y prensas alimentadas por hojas.
  2. Al otro lado del país, un pequeño distrito escolar en el norte de California redujo el personal, esperando que los materiales migraran de medios impresos a alternativas electrónicas … sólo para encontrar que los materiales impresos para los cursos siguieron creciendo, lo que requirió personal adicional y máquinas más rápidas.
  3. En la parte central de los Estados Unidos, una compañía constructora con oficinas regionales actualmente usa un gran número de impresoras de producción ligera y está considerando el reemplazarlas con equipo de impresión para producción en instalaciones centralizadas en la planta para reducir el costo de la impresión.

Además del publicador de libros y el distrito escolar antes mencionados, hay más evidencia de que el futuro de los libros electrónicos es más vulnerable que los libros impresos. Naomi Baron, un profesor de lingüística en la American University, es el autor de Palabras en pantalla: el destino de la lectura en el mundo digital.  Encuestó los hábitos de lectura de los estudiantes de todo el mundo y encontró que un sorprendente 92% de ellos prefieren los medios impresos.

Baron cree que hay un mayor grado de satisfacción en ver el progreso que se ha tenido leyendo un libro impreso en comparación con una versión en pantalla como una de las posibles razones para la popularidad del medio impreso. En una entrevista con The New Republic, Baron declaró que otro golpe importante contra los libros electrónicos es que los estudiantes “se distraen o son llevados a otras cosas”. Esto es consistente con un artículo del New York Times del pasado otoño, que reporta una disminución en las ventas de libros electrónicos.

En el estudio Tocar para creer, 272 lectores de periódico leyeron el mismo periódico en forma impresa, en una computadora y una tablet. Las personas que leyeron y tocaron la versión impresa reportaron poder tocar los anuncios…

  • hicieron que la marca se sintiera más confiable y sincera
  • aumentaron las percepciones de confianza y confiabilidad en la marca
  • aumentaron las calificaciones de satisfacción del cliente y la probabilidad de recomendar
  • se consideraron más honestos, generaron más confianza y se consideraron más confiables

Por último, hubo varias historias acerca del éxito de las revistas impresas y promociones de correo directo, pero quizás lo más interesante es una reseña de Columbia Journalism titulada La impresión está muerta. Larga vida a la impresión. El artículo describe cómo Roger Fidler, el padre del periodismo digital, ha admitido que los periódicos y anuncios en línea pueden no estar funcionando bien.

 

Nota: Este artículo fue publicado originalmente en el blog Digital Printing Hot Spot de Xerox. Para acceder a la nota haga click aquí.